Radiadores infrarrojos de techo Schwank

Selección, Ahorro, Confort, Eficiencia

Los sistemas Schwank ofrecen una vasta selección de productos de calefacción infrarroja y calefacción de alta intensidad, incluyendo radiadores a gas o eléctricos de techo, tanto para interiores como para exteriores. Desde radiadores para almacenes hasta para lavaderos de coches, nuestros expertos en calefacción infrarroja le pueden ayudar a elegir la combinación más adecuada de productos de calefacción infrarroja que mejor convengan a su situación y que le proporcionen el mayor ahorro energético Nuestros productos de calefacción infrarroja son también los más respetuosos con el medio ambiente

Los sistemas de calefacción infrarroja Schwank ofrecen un rendimiento inigualable y minimizan la  pérdida térmica por convección, aumentando el valor de cada dólar que se gasta en energía.

Compre un producto de calefacción infrarroja Schwank y, además de contar con la durabilidad excepcional de un sistema de calefacción infrarroja moderno, se beneficiará de nuestros reconocidos servicios de atención al cliente, soporte técnico y diseño

Cómo funciona la calefacción infrarroja

Los calefactores de aire tradicionales funcionan calentando todo el aire de un espacio antes de que cualquier persona presente pueda sentir el calor emitido por el aparato.

Los radiadores infrarrojos eléctricos y a gas son diferentes. Los radiadores infrarrojos utilizan una tecnología de olas térmicas infrarrojas para calentar inmediatamente objetos, de la misma forma que el sol calienta la Tierra . Esto significa que nuestros sistemas proporcionan el mismo tipo de calor que el sol en un frío día de invierno.

Calor inmediato  – Las olas térmicas infrarrojas pasan a través del aire, permitiendo a las personas y los objetos que se encuentran debajo absorber el calor que irradia el aparato . Así, al contrario de los radiadores por convección o calefactores de aire, que tardan mucho en alcanzar la temperatura deseada a partir del momento en que se encienden, los sistemas de calefacción infrarroja proporcionan una fuente de calor inmediata

Compare los radiadores eléctricos de techo y los infrarrojos a gas de Schwank.

¿Por qué elegir la calefacción de alta intensidad o por tubos radiantes de Schwank?

Hace casi ocho décadas, Günther Schwank sabía lo que hacía .

Hoy, los radiadores infrarrojos de techo de Schwank proporcionan:
  • ahorro energético superior
  • elevados niveles de comodidad
  • flexibilidad en materia de diseño e instalación
  • huellas de carbono globales más bajas

Al comparar nuestros sistemas de calefacción infrarroja con otros tipos de aparatos, no cabe duda de que el rendimiento de los productos Schwank supera fácilmente los calefactores de aire tradicionales .Visite la página Ventajas de los sistemas de calefacción infrarroja para obtener más detalles.

Solicítenos información sobre las Ventajas Schwank

Schwank EEUU es el líder mundial en materia de productos, sistemas y tecnologías de calefacción infrarroja.

Nuestro servicio de atención al cliente, reconocido como el mejor de la industria, se distingue por sus reducidos tiempos de espera y su puntualidad en la atención.

Todos nuestros radiadores de alta intensidad, tubos radiantes y sistemas de calefacción para estadios y terrazas vienen con la Ventaja Schwank, que incluye:

  • Asistencia profesional en la planificación
  • Servicio de diseño gratuito
  • Garantía completa de 10 años sobre el quemador de cerámica y de 3 años sobre el resto de las piezas

Para tener más información sobre los radiadores infrarrojos de Schwank, cualquiera de nuestros excepcionales productos de calefacción infrarroja, o detalles técnicos sobre cualquiera de nuestros modelos, póngase en contacto con Schwank:

  Número gratuito: 1-877-446-3727 [EEUU y Canadá]
  Correo electrónico  csr@schwankgroup.com
  Solicitud de información: Solicitud de servicios de diseño, evaluación y especificaciones

Find-a-Distributor-Button-Spanish

¿Por qué elegir la calefacción infrarroja?

Infrared Ski Image

 

CERÁMICAS Y QUEMADORES

Günther Schwank inventó en 1936 el primer quemador infrarrojo a gas con una placa de cerámica.